© 2013-2017 Cristina Merino Navarro


miércoles, 17 de mayo de 2017

¿Oyes ese ruido?
Son los pasos de mi corazón
Cogiendo velocidad,
Antes de pararse,
Porque ya no,
Y le han matado.


Cristina Merino

lunes, 17 de abril de 2017

Si te contara
Que cada vez que veía las estrellas,
Me llenaba de un solo deseo,
Que empezaba y terminaba
En una misma persona,
Pero que ya he dejado de creer
En cierto tipo de imposibilidades,
En cierto tipo de magia,
Aunque para eso,
Algo de mi se haya ido,
Dejando una silueta,
Muy similar a la tuya,
Dentro de mí.
Así descubrir,
Que me falta una pieza,
Vital e importante.
Reiteradamente pensada
En todas las acciones,
En cada mirada al cielo
Para pedir un deseo,
Sólo por si acaso,
Resumido en dos letras
-Tú-
Y en cuatro.
¿Dónde está la vida
De ese gato?

Cristina Merino

lunes, 10 de abril de 2017

Trataba de grabar
Una supernovae de felicidad,
De belleza,
Como cuando te veía.
Para poder sonreír para siempre
Y que algo lo fuera.
Que tú explosión lo fuera,
Sin final desde que te vi.
Tú lo fueras.

Cristina Merino

sábado, 1 de abril de 2017

La taquicardia
Empieza a hacer estragos.
Ya no tengo corazón,
Tengo un hueco.
Un desgarro en el pecho.
El ruido de un esternón abierto,
Dándome alas,
Como la tortura vikinga
Haciéndome águila.
Ya no existe el vacío.
Yo soy el abismo al que me caigo
O me tiro,
Sin que haya diferencias
En el verbo.
Y tiemblo.
Es de noche, hace calor y tengo frío.
Y tiemblo.
Sufro espasmos en el suelo,
Pero no muero.
No hay más aire en pes y efes
Entrando en mis pulmones encharcados.
Ya decía Bécquer algo
Sobre escuchar unos latidos
De una ingeniería.
Perdonadme todos.
Me lo tenía que arrancar
Para no sentirlo todo tanto.
Sólo tengo ganas de ponerme a arder
Todo por dentro.
Cuál pirómana rodeada de bosque y de cerillas,
Prendo.
Nunca seré Juana de Arco,
No salvaré un pueblo,
Pero la muerte y las llamas me salvarán
De no ser nadie,
De no ser nada.
De sobrevivir sin corazón en el pecho.
Nunca tuve que venir aquí.
Este no es mi tiempo.


Cristina Merino

jueves, 2 de marzo de 2017

Soy un ovillo pensante
Al que le late un corazón,
Muy, muy fuerte,
En madera canadiense,
Lejos de aquí.

Cristina Merino

martes, 17 de enero de 2017

Confirmo en mis manos
El vacío.
Dos agujeros negros
Han reemplazado al universo.
No importa que la validez de la luz
Dependa
De la sombra.
Que las máquinas del tiempo no existan
Para repetir una y otra vez ese momento
En el que consigo atravesarte
Directa,
A un pálpito,
Sin necesidad de darme cuenta
De que nunca lo hice.
Y que por lo tanto,
No hay realidad a la que acudir.
Yo estoy aquí
Y mi cuerpo
Por primera vez es demasiado pequeño
Para envolverte.
Quizá nunca viniste
A responder a mí desafío
Justo antes
De que saltara.
Proclamación última de mi amor
Completo
Al caos.
Quizás hubiera sido otra vida
Y yo aparecí.
Siempre,
Mi realidad será una galaxia entera
Preparada para acogerte.

Cristina Merino

martes, 3 de enero de 2017

Nut

No se podía dormir en esa casa.
Un hogar con un latido muy fuerte,
A punto de doblegarlo
A cada bombardeo,
Manteniendo la vida.
La sangre plagada de angustia,
Tóxica,
Y un cuerpo arqueado
En silencio,
Para que nadie lo salvara.
Su alma alejándose de sí
Aunque  hacía tiempo
Que no era suya,
Aunque tampoco resultara suficiente.
Y el universo estrellándose
En su pequeñez
Atravesada por pequeñas estrellas en ese arco perfecto.
El mundo concentrado en un vientre
Suplantando a Nut en el cielo.
Que no se asesine al sol tras la noche.
Necesito sobrevolar las heridas con luz.
Esa que existe porque,
De vez en cuando,
Aparece.
Sé que existe.
Y mi cuerpo se estrella contra el suelo,
Descansado.
Tras la oscuridad la luz me deslumbra como nunca en él.
Como siempre.
Te oigo gritar en las tinieblas
Pero he protegido el cielo.
Ya lo sabes.
Podrías alcanzarme siempre que quisieras.

Cristina Merino