© 2013-2017 Cristina Merino Navarro


jueves, 10 de abril de 2014

Qué quieres hacer, oscuridad, desoladora.
Ansiada amiga desaparecida entre las notas pausadas,
Entre los silencios de tu nombre.
Has reventado las esperanzas
Y el vacío que te has encontrado ha vertido tinta.
El viento dibujó un pozo negro en tus ojos
Y supe.
Como quien encuentra un tesoro.
Supe que en su polvo estabas tú, oscuridad, encerrada.
Como un hombre atormentado.
Sin nombre ni palabras para describir tu forma.
Qué quieres hacer, oscuridad, devastadora.
Contenida,
Como el pájaro sin su jaula.
Yo no puedo liberarte
Si tal prisión no está.
La jaula no existe.

10.04.2014

C. Merino

2 comentarios:

  1. Benditas las letras de Pizarnik que parece ser que inspiraron parte de este poema.

    ResponderEliminar