© 2013-2017 Cristina Merino Navarro


jueves, 4 de diciembre de 2014

GB

Se fue mientras abrazaba su espalda,
Y arañaba sus pecas inhalando la sangre.
Me pregunté si fue la edad o la estupidez,
Si fue porque él era imbécil, y yo gilipollas.
Así me quedé con tus pieles muertas
Bajo mis uñas ensangrentadas intentando
Arañar de nuevo el recuerdo de tus pies
Alejándose con el rostro girado,
Y una mirada a contraluz
Que no conseguía discernirme delante.
Me sentí fantasma, oblicua, transparente,
Ser de luz que intenta materializarse
En cualquier otra tonta.

04.12.2014

C. Merino

2 comentarios:

  1. Reflejas bien cómo nos hemos sentido todos alguna vez, digo yo.

    Abrazo bien fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un sol, sobre todo por como lees entre líneas.

      Eliminar